El hecho de llegar a ser octogenario con buenas condiciones de salud tiene su mérito personal. Imagen: Thinkstock.