Un daño cerebral irreversible puede suponer la pérdida de la propia identidad. Imagen: Thinkstock.