La célula puede dividirse, espicializarse o suicidarse. Imagen: Thinkstock.