El uso de la palabra creación en el título del estudio de J. Craig Venter es un exceso. Imagen: Thinkstock.