Ejercicio en mayores

Para vivir una vida larga y con bienestar, hay que cuidarse en los ámbitos de lo físico, lo mental y lo social. Imagen: Thinkstock.

El reto del siglo XXI, dentro de la nueva concepción
de la cultura de la salud, debe ser crear, a lo largo
de las edades de la vida, las condiciones necesarias
para vivir una vejez activa y creativa, una vejez mejor”

Fundació Pasqual Maragall.
Cristóbal Pera
. “El envejecimiento
global, un reto para siglo XXI”.

12 de junio, 2010.

El envejecimiento global de la población y la emergencia de la cultura de la salud son dos realidades incuestionables en los inicios del siglo XXI que atañen al bienestar humano. Un informe titulado “El envejecimiento global, un reto para el siglo XXI”, cuya escritura me había sido solicitada por el profesor Jordí Camí, director general de la Fundació Pasqual Maragall (FMP), para su proyecto BarcelonaBeta, Barcelona Research Complex for Better Aging, será presentado el próxmo sábado, 12 de junio, a las 12:30, en la Carpa Villages FEM-Paral.lel.

La presentación del documento se hará en un acto conjunto de la Fundació Pasqual Maragall con la Fundación El Molino-Salud, que preside Elvira Vázquez, cuyo proyecto se fundamenta en la promoción de la cultura de la salud mediante pedagogía social, tal como se viene haciendo, desde hace una década, desde este blog.

La coincidencia de las dos fundaciones en la presentación de dicho Informe tiene, en mi opinión, una justificación muy positiva:

En el contexto del envejecimiento global del siglo XXI, la probabilidad de vivir mejor, una vejez alargada -que es el objetivo del proyecto BarcelonaBeta Research Center por Better Aging- sólo será realidad, en una sociedad concreta, si sus ciudadanos toman consciencia de la necesidad de vivir, a lo largo de las sucesivas edades de sus vidas, de acuerdo con los principios de la cultura de la salud.

La cultura de la salud pretende persuadir a los individuos, y a la sociedad en la que viven y conviven, de que lo que debe preocuparles, en primera instancia, es el grado de atención y la calidad de los cuidados que prestan a la salud de sus cuerpos, a lo largo de las edades por las que transcurren sus vidas, en su triple dimensión, física, mental y social, con la pretensión de llegar a vivir una vida larga, con el mayor bienestar posible.

El Informe “El envejecimiento global, un reto para el siglo XXI” (“L´envelliment global, un repte per al segle XXI”) se ha estructurado en dos partes:

La primera parte consta de diez proposiciones, entendidas éstas como “parte del discurso, en que se anuncia o expone aquello de que se quiere convencer y persuadir a los oyentes” (DRAE), todas ellas fundamentadas en las correspondientes evidencias científicas. En su conjunto, estas proposiciones subrayan la necesidad de un cambio de actitud, individual y social, frente al envejecimiento, cuya calidad de vida dependerá de cómo se hayan vivido las edades previas, sobre todo en lo que se relaciona con la actividad física regular y los propósitos positivos con los que se viven los trabajos y los días.

La segunda parte incluye seis acciones, derivadas de las diez proposiciones, en las cuales se condensan los hábitos que conforman lo que se considera como un estilo de vida sana: a) mantenimiento del peso corporal apropiado; b) ejercicio físico practicado de manera regular; c) actividad mental asumida como una apuesta personal por la educación continuada; d) no fumar; y e) no beber alcohol, o hacerlo con verdadera moderación.

Espero que este Informe alcance el objetivo de ser fundamento teórico de la apuesta de la Fundació Maragall por una vejez mejor, en el contexto de la cultura de la salud, que es la apuesta que, desde hace años, hemos aceptado cada semana en este blog, así como en la web www.noscuidamos.com, y ahora, también, en la Fundación FEM- Salud.