Portada Panace@

Portada del nº 32 de la revista Panace@. Ilustración de Dino Valls (www.dinovalls.com).

“Juro por Apolo, el médico, y Esculapio,
y por Hygeia y Panacea,
y por todos los dioses y diosas,
poniéndolos de jueces,
que éste mi juramento será cumplido
hasta donde tenga poder y discernimiento”.

(Juramento hipocrático)

La revista Panace@, órgano semestral de TREMEDICA, Asociación Internacional de Traductores y Redactores de Medicina y Ciencias Afines, que dirige Bertha Gutiérrez Rodilla, es un ejemplo de rigor en el uso del lenguaje médico.

Con motivo de su décimo cumpleaños, Panace@, ha decidido que su segundo número del año 2010 tuviera carácter monográfico, con el objetivo de rendir homenaje a aquellas publicaciones periódicas de las ciencias médicas que comparten con ella esa exigencia en el uso del lenguaje, en la terminología y en la traducción, invitando a participar a las que han considerado más representativas, desde este punto de vista.

Con esta finalidad, Panace@, ha clasificado a dichas publicaciones en tres grandes grupos: revistas, boletines, fichas y bitácoras (blogs). En su momento, como autor de este blog, fui invitado, a través de Laura Munoa, a participar en el número monográfico, Se me solicitó un texto en el que relatara la historia de este blog, desde que inició su andadura el 25 de octubre del 2005, en la web www.saludlandia.com, bajo el título Sobre la salud y el bienestar del cuerpo. El blog de Cristóbal Pera, gracias a la generosidad de la empresaria y amiga Elvira Vázquez, presidenta hoy de la Fundació El Molino Salut (FEM-Salut), y de la entusiasta y muy eficaz colaboración de Eva Asensio.

La web y el blog sobre la salud y el bienestar del cuerpo nacieron de consuno, de modo que si utilizamos el término bitácora -como se hace alternativamente en Panace@- el blog habría desempeñado expresamente el papel de cuaderno de bitácora entendido como “ libro en que se apunta el rumbo, velocidad, maniobras y demás accidentes de la navegación” (DRAE). Y este rumbo no ha sido otro, desde el principio, que el de una apuesta conceptual y práctica por la cultura de la salud.

Una cultura de la salud, entendida como “el conjunto de ideas, modos de vida, hábitos y comportamientos del ser humano en relación con la salud de su propio cuerpo, a la vez que como una serie de recomendaciones acerca del estilo de vida que mejor puede contribuir a mantener la salud y el bienestar del cuerpo”.

La primera página del blog fue ya una declaración de intenciones y una introducción a lo que serían, a partir de ese inicio, los lunes de cada semana, unos ensayos de mínima extensión que pretendían ser, al mismo tiempo, claros y ricos en contenido, dedicados a la salud y el bienestar de un cuerpo intrínsecamente deteriorable, vulnerable y caduco. Unos ensayos mínimos en los que el objetivo era pasar de la anécdota de la información al conocimiento y, cuando fuera posible, del conocimiento a la sabiduría (Pera, C. El cuerpo silencioso. Ensayos mínimos sobre la salud. Ed. Triacastela, Madrid, 2009).

Cumplidos, de largo, los cinco años, el blog sigue estando presente cada semana en el espacio digital , ahora en www.noscuidamos.com, que es la continuación natural de la primera web, y mantiene la tesis, siempre tratando de mejorarla, en su descripción y en su aplicación práctica, que la cultura de la salud es prioritaria, individual y socialmente, a la cultura de la enfermedad.

La invitación de Panace@ me ha permitido enhebrar, desde fuera, un relato, publicado bajo el título “Un blog con ensayos mínimos sobre la salud”. acerca de la andadura de este blog, desde su nacimiento hasta cumplidos los cinco años de su aparición en la red, ya en su nuevo asentamiento.

Un nuevo asentamiento, más apropiado y mejor dotado para lograr su principal propósito, que es el de persuadir a nuestros conciudadanos de que la conjunción de la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad es el mejor camino, individual y colectivo, para aspirar a vivir una vida lo más larga y sana posible.

Para cumplir este empeño, la diosa que invocamos en primer lugar en este blog es Hygeia (Higía, Higea), la mítica hija de Asclepio (Esculapio), el dios de la medicina, adorada, junto a su padre, en el templo de Epidauro, como diosa de la salud y de la prevención de la enfermedad, antes que a su hermana Panacea, la diosa de la curación, también muy respetable.

Una preferencia que no disminuye un ápice nuestro agradecimiento a Panace@ por la oportunidad que nos ha brindado, generosamente, de reflexionar críticamente sobre nuestra memoria acerca del blog sobre la salud y el bienestar del cuerpo en el que estamos empeñados.