Blog de Cristóbal Pera

Joven hipotecada

Para los jóvenes la realidad es una mezcla de esperanzas y desventuras. Imagen: Thinkstock.

“Entre la medianoche y la aurora,
cuando el pasado es todo decepción,
el futuro infuturible antes
de que la mañana esté alerta…”
T.S. Eliot

En un artículo publicado el pasado 2 de Junio de 2006 en la página de Opinión del diario El País, Manuel Cruz, catedrático de Filosofía contemporánea de la Universidad de Barcelona, aplica su pensamiento crítico a un lúcido análisis (muy alejado de los habituales e interesados discursos apologéticos) sobre lo que se entiende, en nuestro tiempo, por ser joven y por su abstracción, la juventud.

A partir de una anécdota romana (un colega de 30 años es presentado por el moderador como una joven promesa de la filosofía) llega a la primaria conclusión de que ser joven depende del punto de vista de la sociedad en la que se vive, y de que la juventud, como abstracción, es una construcción cultural.

Cintura

Imagen: Thinkstock.

“Medirse la cintura con una cinta métrica
puede ser mejor método para evaluar
los futuros riesgos en su salud
derivados del sobrepeso y la obesidad
que la báscula del cuarto de baño”.
(Anthony Barnett,
Universidad de Birmingham. 2003)

La palabra cintura (del latín cinctura, derivada del verbo cingo, con el significado de ceñir, acción entendida como ajustar una prenda de vestir a la parte más estrecha del cuerpo entre las últimas costillas y las caderas) se ha convertido en palabra memética y, por lo tanto, mediática, llena de apelaciones y significados, no sólo en el lenguaje médico, sino en el social y político.

Por una parte, desde el punto de vista médico, medir la cintura, es decir su circunferencia, en los individuos con sobrepeso y obesidad, se ha demostrado que es mejor factor predictor para evaluar el riesgo de desarrollar complicaciones como la enfermedad cardiovascular y la diabetes tipo 2 que la determinación del índice de la masa corporal. La circunferencia de la cintura es un índice antropométrico de la grasa acumulada en la pared y en el interior de la cavidad abdominal.

Agenda del paciente

La agenda del paciente es “una relación de los temas que han de tratarse en una reunión“. Imagen: Thinkstock.

Probablemente la tarea más importante
del médico en su consultorio es descubrir
porqué el paciente ha acudido
y qué es lo que desea

(McKinley RK, MiddletonJF. 1999)

En un artículo publicado online en el British Medical Journal, J.F. Middleton y colaboradores se proponen valorar el efecto que sobre la eficiencia de la consulta y la satisfacción del paciente, tras su entrevista con el médico, pueda tener el hecho de que dicho paciente, inmediatamente antes de la consulta, escriba una breve lista de las cuestiones y preocupaciones que desea plantear al médico, lista calificada como la agenda del paciente, en cuanto que, al fin y al cabo, es “una relación de los temas que han de tratarse en una reunión“.

Atletismo

Los cuerpos exigidos al límite han de correr más rápido (citius), saltar más alto (altius) o desarrollar más fuerza (fortius) para desplazar un objeto o inmovilizar al rival. Imagen: Thinkstock.

“Aquiles ofreció una crátera de plata labrada,
como premio en honor del difunto amigo,
al que fuese más veloz en
correr con los pies ligeros”
(Homero)

El pasado viernes 12 de Mayo, en una reunión atlética celebrada en Doha (Qatar), el norteamericano Justin Gatlin, 24 años, 1,85 metros de altura y 79 kilos, batió el record del mundo en la prueba reina de los 100 metros lisos: el cronómetro marcó 9,76 segundos, una centésima menos que el tiempo de record mundial marcado en el mes de Junio del 2005 por el jamaicano Asafa Powell.

Sexo y género

El género de un cuerpo (su identidad de género) puede definirse como la representación, más o menos convincente, que hace un cuerpo de uno de los dos roles sociales: masculinidad o feminidad. Imagen: Thinkstock.

“El género es un concepto desarrollado
como contestación a la naturalización
de las diferencias sexuales”.
(Donna Haraway, 1992)

El sexo de un cuerpo humano (su identidad sexual) entendido como la diferencia que los otros cuerpos perciben en él desde un punto de vista anatómico y biológico, es un status social basado en la apariencia genital; incluso el sexo del feto se anuncia a los padres mediante el examen de esta apariencia en la imagen ecográfica. Para definir hoy esta identidad sexual son utilizados, según las circunstancias, datos procedentes de otros niveles biológicos: cromosomas, gónadas, genitales internos y externos, secreciones hormonales y mamas. Los cuerpos humanos, según estos datos biológicos y anatómicos, pueden ser varones o hembras y, en raros casos, intersexuales o hermafroditas.

Mirada médica y tecnología

El desarrollo de las tecnologías diagnósticas que permiten obtener imágenes de la interioridad del cuerpo bajo la piel, sin abrirlo, ha convertido al cuerpo vivo en un espacio físico casi transparente para la mirada médica. Imagen: Thinkstock.

He aquí los titulares (el primero con una carga excesiva de sensacionalismo) de dos noticias aparecidas en las últimas semanas en el diario El País: “Tenía un tumor pero en el hospital creyeron que estaba loco y murió” y “Una mujer, indemnizada por ser tratada por depresión cuando tenía un tumor“.

En ambos relatos la trama había sido similar: en el interior del espacio corporal de cada uno de ambos pacientes (un hombre mayor y una mujer joven) había crecido silenciosamente una masa extraña, un ” tumor benigno (como pudo comprobarse al final de las dos historias) que provocaba, al condicionar un “conflicto de espacio” en la repleta área anatómica donde se expandía lentamente, unos síntomas para los cuales, quienes se ocuparon de realizar la entrevista y la historia clínica, así como las repetidas exploraciones con finalidad diagnóstica, no consiguieron detectar (con las técnicas diagnósticas complementarias que indicaron y se llevaron a cabo) anormalidades orgánicas que pudieron explicarlos.

Genes violencia

Cada año, según la OMS, mueren más de un millón y medio de personas a manos de la violencia humana. Imagen: Thinkstock.

No olvidemos que las palabras acríticas
y meméticas con las que se componen
los discursos dogmáticos son capaces
de transformar a potenciales agresores,
y desde el resentimiento colectivo,
en vociferantes instrumentos
de la violencia más aterradora
“.
C.Pera

La Organización Mundial de la Salud ha definido la violencia (del latín, violentia, de vis, fuerza) como “el uso deliberado de la fuerza física o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause, o tenga muchas probabilidades de causar, lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones”. Cada año, según la OMS, mueren más de un millón y medio de personas a manos de la violencia humana; pero no hay que olvidar que por cada persona que muere a causa de la violencia son muchas más las que resultan heridas y con secuelas físicas y psíquicas.

Espalda

"Lo más fuerte que hay en el mundo es el dolor", escribía Paul Valèry a su amigo André Gide. Imagen: Thinkstock.

“La más simple colegiala, cuando se enamora
dispone de Shakespeare o de Keats
para expresar sus turbaciones.
Pero dejad a un hombre que padece
intentar describir a un médico
sus dolores de cabeza
y el lenguaje huye…”

Virginia Woolf en On being ill.
Collected Essays, Hogarth Press,
Londres, 1967

Aunque el dolor es, hasta cierto punto, inefable, y que ante su presencia el lenguaje directo huye, y se convierte en lenguaje metafórico, me parece sin duda útil analizar las palabras y las metáforas que suelen utilizar los pacientes, y los médicos, para describir las cualidades del dolor que aquellos sufren. Así pueden clasificarse:

a) Palabras que describen cualidades sensoriales, como tiempo, espacio corporal donde asienta, presión y temperatura.

Dolor de espalda

El dolor no depende sólo de la cuantía de la lesión de los tejidos, sino que es una experiencia personal, influenciada por la atención que le presta el paciente, la ansiedad que le provoca y las experiencias dolorosas previas. Imagen: Thinkstock.

“Si yo puedo representarme el dolor que siento,
si el otro puede hacerlo, o si decimos que
podemos hacerlo, ¿cómo podemos verificar
si hemos representado correctamente ese dolor
y con qué grado de incertidumbre?”
W.Wittgenstein, Fiches, Gallimard, París, 1970.

En la relación que se establece entre el paciente y su médico, la narración del dolor es, en muchas ocasiones, el motivo fundamental de su solicitud de ayuda. Por esta razón, tanto la descripción del dolor por parte del paciente, como la interpretación de dicho relato que corresponde al médico, ocupan una posición clave en todo proceso diagnóstico y terapéutico. Todo esto determina que en el diálogo inicial entre el paciente y su médico, así como en posteriores encuentros, los relatos que se entrecruzan entre ambos giren, en numerosas entrevistas clínicas, alrededor de un determinado dolor, el cual es sometido a una indagación clínica que permita conseguir su descripción, primero, y su interpretación, después, con la mayor precisión posible.

Mujer rezando

Mujer rezando. Imagen: Thinkstock.

“Y agravándose las calenturas…mi madre,
ausente, rogaba por mí”
(San Agustin, Confesiones
Editorial Aguilar, 1957)

“Parece que nos servimos de nuestras
preces como de una jerga…”
(Montaigne, De las oraciones,
Ensayos, Libro I, cap. LVI, Cátedra, 2003)

El análisis del poder curativo o paliativo de la denominada oración intercesora, que debe hacerse, en principio, desde el dominio de las creencias y fuera del ámbito de las ciencias, suscita todavía algunas interrogantes acerca de las posibles acciones saludables que la escenificación y la representación de la oración intercesora puedan determinar en la persona por la que se intercede, entendida ésta como unidad biopsicosocial, unas acciones que pudieran ser detectadas con metodología científica.

Powered by WordPress Web Design by SRS Solutions © 2018 Blog de Cristóbal Pera noscuidamos.com