Blog de Cristóbal Pera

Bacteroides

Imagen microscópica de los bacteroides, una especie bacteriana común en el cuerpo humano. Fotografía: Flickr by AJC1.

“Wherever there is life,
there are microbes”

Guerrero R. & Berlanga M.,
“International Microbiology”

El cuerpo humano vivo –por esencia, vulnerable, deteriorable y caduco – se configura como un espacio biológico en el que su geografía corporal, al tiempo que encierra su interioridad, en la que se oculta el nebuloso territorio de la consciencia personal de “estar en el tiempo y en el mundo”, se despliega, mediante el lenguaje, por los espacios del entorno en el que vive, con la pretensión de comunicarse y convivir, en sociedad, con los “otros” cuerpos humanos. Ese espacio biológico, ese organismo, es nada menos que el asiento de la percepción, la consciencia del yo, el pensamiento y la cultura; en suma, de todos los fenómenos específicamente humanos, incluso de aquellos, intangibles, metafóricos, que trascienden al propio cuerpo, tras generarse en su seno. (Pera, C. Pensar desde el cuerpo. Ensayo sobre la corporeidad humana. Ed. Triacastela, 2006).

Médico y paciente

Un médico con apariencia saludable puede convencer más fácilmente a sus pacientes de que adopten buenos hábitos de vida. Imagen: Thinkstock.

“Doctors with healthy
personal lifestyle habits
are more likely to impart
healthy behaviours to their patients”

Australian Medical Association, 2011

Desde las páginas virtuales de este blog nos hemos referido reiteradamente a la cultura de la salud, definida como “el conjunto de ideas, modos de vida, hábitos y comportamientos del ser humano en relación con la salud de su propio cuerpo, a la vez que como una serie de recomendaciones acerca del estilo de vida que mejor contribuya a mantener la salud y el bienestar del cuerpo” (Pera, C. “Por una cultura de la salud”, El País, 13 septiembre de 2008).

Alzheimer

Comparación del estado de un cerebro sano con el de un cerebro en la primera fase de Alzheimer. Imagen: Flickr by Institut Douglas.

La enfermedad de Alzheimer (EA), un trastorno cerebral degenerativo y progresivo, es la causa más frecuente de demencia, tanto en el periodo presenil (entendido por convención hasta los 65 años) como en el senil.

Este persistente proceso de degeneración y muerte neuronal, con el consiguiente deterioro mental, relacionado con el envejecimiento, se asocia con unas características lesiones cerebrales debidas a la deposición, dentro y fuera de las neuronas, de unas proteínas anómalas, generadas por mutación genética de proteínas precursoras, que parecen ser las responsables de la progresiva degeneración y muerte celular: a) La proteína beta-amiloide, que se deposita formando placas entre las neuronas; b) La proteína tau que, mientras en condiciones normales soporta la estructura de las neuronas, en la EA se dispone conformando haces retorcidos de fibrillas nerviosas.

Mujer estresada

Parece ser que el estrés es perjudicial para los telómeros. Imagen: Thinkstock

“Aún queda mucho camino por recorrer
para comprender los mecanismos
por los que los telómeros acortados
provocan el envejecimiento”

María Blasco, “Nature chemical biology”,
Octubre, 2007


Telómero
, junto con estrés, una de la dos palabras claves en el texto de esta semana, no ha sido elegida esta vez, tras la ritual lectura de las publicaciones biomédicas más relevantes, sino que hemos llegado a lo que ella encierra, desde el punto de vista de la biología del envejecimiento, de manera indirecta: un artículo aparecido el día 7 de Abril, en un prestigioso magacín global, cuyo estilo es uno de los paradigmas de la transversalidad de la información con respecto a las áreas de conocimientos, a pesar de la concreción profesional de su cabecera: The Economist.

Trabajador en la oficina

En aquellos profesionales que cumplen una jornada dura y larga de despacho se detecta una sustancial reducción de la actividad física regular en tiempo de ocio. Imagen: Thinkstock

“Those employed in occupations
demanding long works hours and
low Occupational Physical Activity (OPA)
are at risk of inactivity”

Kirk Megan A. and Rhodes Ryan E.
Am J Prev Med, April 2011

Ha sido bien establecido que los hábitos que conforman una vida saludable son fundamentalmente cuatro: a) Mantener un índice de masa corporal por debajo de 30; b) Realizar una actividad física regular en tiempo de ocio, que consista, como mínimo, en caminar “a paso vivo” durante 150 minutos a la semana, repartidos, por lo general, en 30 minutos diarios, durante 5 días ; c) Seguir una dieta de tipo mediterráneo; d) No fumar. Cuatro recomendaciones que constituyen hoy el núcleo de la cultura de la salud, entendida como cultura del cuerpo (Pera, C. El cuerpo silencioso. Ensayos mínimos sobre la salud. Págs 189-191, Ed. Triacastela, Madrid, 2009).

Cirujanos operando

Las alteraciones observadas en los resultados quirúrgicos de aquellas intervenciones en las que participan cirujanos residentes son mínimas, según un reciente estudio. Imagen: Thinstock.

Will you doing my surgery,
or will the resident?”

Michael J. Englesbe, Annals of Surgery, 2009;249:871-876

“It’s not that I don’t like
these young doctors. I just don’t want
one practicing on my husband.”

Pauline W. Chen, M. D.,
NY Times, March 24, 2011


Médico y paciente

El objetivo de los médicos debe ser alcanzar un apropiado equilibrio entre conocimiento y 'performance'. Imagen: Thinkstock.

Performance: Resultado de una actuación
en público. Representación teatral.”

Diccionario del español actual, Manuel Seco, 1999

You´re only as good as
your last performance”

Frank Davidoff, MD


Para la Cultura de la salud, que se centra en el cuidado de la persona, se encuentre sana o enferma, sigue siendo fundamental, desde los puntos de vista clínico y ético, cómo se desarrolla la relación de la persona con el profesional de la salud al que acude en busca de ayuda, sobre todo a la vista de la creciente interposición de la moderna tecnología, con el progresivo alejamiento entre ambos.

Robot quirúrgico Da Vinci

Una demostración de los brazos robóticos del sistema Da Vinci en acción. Imagen: Flickr by Roswell Park.

“El robot es ajeno
a la responsabilidad ética
y a la responsabilidad legal, y no siente
la compasión humana”

Pera, C. El cuerpo herido. Un diccionario filosófico de la Cirugía. Ed. Acantilado, 2003

“If you have the technology
it will get used”

Makarow, Danil V, Yale University

En marzo del 2001, Diario Médico, para celebrar la aparición de su número 2000, publicó una serie de artículos cuyo objetivo era predecir cómo sería la Medicina del siglo XXI. Dentro de esta serie, me correspondió ocuparme de la Cirugía, y así lo hice en un texto titulado Cuerpo-artefacto, pero humano.

Autoagresión adolescente

El estudio publicado por la revista "Pediatrics" ha detectado en YouTube más de 5.000 videos dedicados a las autolesiones juveniles. Imagen: Thinkstock.

“Le souvenir commence avec la cicatrice”

Alain. Propos sur l´education (1932)

“La cicatriz es huella y memoria
de la agresión sufrida”

Pera, C. El cuerpo herido (2003)

Hacerse daño a uno mismo, como puede ser una herida en la mano, mientras se maneja un cuchillo u otro tipo de instrumento cortante es, casi siempre, un accidente que suele ocurrir por falta de atención o destreza.

Sin embargo, cuando el daño a uno mismo se provoca a sabiendas, deliberadamente, el hecho es muy preocupante desde el punto de vista de la cultura de la salud, ya que se entra, de lleno, en el ámbito de los trastornos de la conducta, aunque sean “fronterizos” (borderline) y el acto, en sí mismo, se califica de autoagresión (self-injury o self- harm).

Doctora

Una doctora consultando datos. Imagen: Thinkstock

“Accurate and complete information
about a patient’s health

can give the best possible care,
whether during a routine visit
or a medical emergency”

Health Resources and Services Administration,
U.S. Department of Health and Human Services

Una historia clínica única, en la que se fuese integrando toda la información que atañe a la salud y a la enfermedad de cada persona, disponible a la hora de que ésta solicitase de nuevo asistencia médica, sería muy difícil de poner en pie, incluso en los mejores sistemas sanitarios.

En primer lugar, porque la llamada historia clínica, salvo la de algunas grandes corporaciones que prestan una asistencia médica integral, suele ser iniciada repetidas veces, por distintos médicos y en diversos escenarios, a lo largo de la vida de una persona, en muchos casos sin disponer de un conocimiento preciso de los datos incluidos en historias clínicas anteriores. Lo que debería ser una historia clínica integral, se convierte, salvo raras excepciones, en una serie de historias fragmentadas, incoherentes e, incluso, contradictorias, dispersas por los distintos escenarios en los que se habían producido los encuentros entre el paciente y el médico.

Powered by WordPress Web Design by SRS Solutions © 2017 Blog de Cristóbal Pera noscuidamos.com